· 

MAGNO

Este grandullón estuvo en la perrera de Sevilla en estas condiciones. La asociación Pequeños Guerreros se propuso traerlo a Madrid y llevarle a un veterinario. Quedó ingresado unos días para valorar y tratar sus heridas, creen que fueron quemaduras.

Ahora ya le dieron de alta y aunque ha de ir cada 48 horas a hacer curas, su estado mejora.

Tiene una acogida pero pronto se acabará por lo que necesitará alguien que le pueda cuidar hasta que sea adoptado.

Ayudamos con los 75 euros que quedaban pendientes de pago en el Hospital veterinario.