· 

DOS PODENCOS, de Esther.

A nuestra buena amiga y colaboradora Esther, le han dejado dos podencos atados en la puerta de su casa de verano. La pobre ha pasado sus vacaciones entre veterinarios y rescates, ya que los podenquitos no fueron los únicos que recalaron allí.

Después de varios días contentos y animados enfermaron casi de repente. El veterinario tenía un claro diagnóstico: parvovirus, las peores noticias. Fue un brote tan agresivo que a las 48 horas fallecieron los dos.

Esther y su pareja , que cuidaban muy bien de ellos, han quedado devastados y a eso hay que añadir los enormes gastos que han de asumir por el rescate de éstos y otros perros.

Necesitan ayuda así que ingresamos 100 euros, agradeciéndoles tantos desvelos por ayudar a todos los abandonados  que se encuentran.