· 

NOA, CHICO, RASKY, PONCHO

Enero-Febrero 2015

Un sábado nos llamó una mujer desde un pueblo cercano para pedir ayuda:

 su marido salía a cazar al día siguiente, domingo, y le había anunciado a la familia que se llevaría a cuatro de sus perros para matarlos, ya que no le servían y ya le molestaban...

Hay que decir que a uno de ellos le había criado su hija a biberón...tenía un año y medio y como era el más grande, nunca le había sacado al campo, Rasky estuvo siempre en el patio.

Con tan poco tiempo lo único que podíamos hacer para intentar salvar la vida de estos perros era comprometernos a buscar una acogida en breve, para después poder ponerles al día en cuanto a la cartilla sanitaria y esterilizaciones.

Noa, la única hembra y la más pequeña, pronto fue acogida por Salvando Peludos, ya que nos preocupaba que entrara en celo. Se le ha ido preparando y como es tan dulce  enseguida encontró adopción.

Después de varios avisos del cazador, decidimos apartarles urgentemente de su alcance y costear residencia temporal para los tres que quedaban allí: Poncho, Chico y Rasky 

 Poco  a poco su cartilla sanitaria se completó y fueron castrados. Son cariñosos y obedientes.

Seguimos difundiendo para adopción y confiamos en que pronto tendrán hogar definitivo.