· 

CHESTER  (II parte)

 

Hacia mediados de diciembre recibimos una petición desesperada de ayuda, a través de una compañera de otra asociación, en la que se pedía colaboración económica para el caso de Mª José, una animalista que, movida por la compasión,  tuvo la generosidad de acoger aun perrito abandonado y adoptarle para cuidar de él durante toda su vida. Le llamó Chester. 

 

Como el perrito no se encontraba bien y parecía que tenía dolores, su dueña le llevó a un primer veterinario donde se le prescribió un tratamiento, pero al  serle suministrado, el resultado fué una parálisis de las extremidades posteriores.

En una segunda visita urgente  a esta misma clínica veterinaria, les remiten a un hospital veterinario de Leganés para hacer una  ecografía  en la que se determina que el bueno de Chester debía ser operado lo antes posible,a vida o muerte .

  

CHESTER  ingresó en un Hospital Veterinario para ser operado. El presupuesto que le mostraron a María José ascendía a   1.500 €, dinero que tuvo que reunir en menos de 24 horas, entre todos sus familiares y amigos, pues en el hospital donde  asistieron a Chester, a pesar del carácter grave y urgente del caso, le dejaron claro que la intervención no se realizaría hasta que no fuera abonada dicha cantidad..

Después de todo este  "episodio inhumano", el resultado fue que nuestro Chester , además de no recuperar su movilidad quedó afectado con una incontinencia absoluta que le hacía hacerse sus necesidades constantemente encima, ya que habían dañado parte de su vejiga, ( yo añadiría esto : un claro caso de Negligencia Médica )

 

 En este punto LADDRA acude con apoyo económico, para colaborar con María José a cancelar su deuda por la intervención y adquirimos un compromiso firme de intentar ayudar y aportar alguna solución médica a la penosa situación que Chester sufría.

Desde la Clínica Veterinaria SuperVet , el maravilloso veterinario D. José Figueroa Díaz se volcó de manera humana y generosa en intentar recuperar a Chester,

D. José , que posee una  gran experiencia en casos de parálisis y movilidad reducida en animales, con resultados exitosos, no dudó en emplear  los últimos tratamientos para contribuir a la recuperación de Chester.

Así, estuvimos varios meses infiltrándole y de manera paralela sometiéndole a sesiones indoloras de electro- acupuntura. De igual modo se le sometió a un tratamiento con medicación homeopática para ayudar a la regeneración de tejidos en diferentes áreas.

 

Chester fue progresando, para sorpresa de todos, hasta conseguir superar la mayor parte de inmovilidad de sus patas traseras, aunque todavía había descoordinación en sus movimientos , y caminaba a saltitos, pero caminaba, y además el asunto de la incontinencia empezaba a controlarse.

No dándose por satisfecho, D. José sugirió que llegado el punto en el que estaba Chester, quería intentar la última opción para procurar devolverle a Chester la máxima autonomía y movilidad, así que sugirió que se utilizase un tratamiento del cuál él es pionero en Madrid en su uso: la utilización de células madre con el fin de procurar una máxima regeneración y recuperación... y así fue, el pasado agosto se intervino a Chester y tras la infiltración de células madre, podemos decir que nuestro querido héroe está recuperado casi en el 100 % ....

 

Todo el esfuerzo y la generosidad que nuestro querido y apreciado D. José, (Pepe para los amigos)  realizó,... la paciencia y la dedicación de su dueña Mª José  y nuestra contribución económica han hecho posible que hoy podamos decir que el pequeño gran Chester ha vuelto a tener una vida normal y puede gozar de autonomía casi sin limitación ni dolor.

 

GRACIAS A TODOS LOS QUE LO HABÉIS HECHO POSIBLE.